Conoce las etapas del proceso de envío que tu negocio no se puede saltar

Giuseppe Tempestini Logistica

Al ofrecer un servicio de despacho, tienes que gestionar una lista de requerimientos que no pueden fallar para que la experiencia del cliente sea excelente.

Sabemos que mantener en orden tantos pasos básicos es complejo. Así que hicimos un checklist con las principales fases que no pueden faltar en tu política de envíos.

Hacer llegar tus productos a los clientes es una tarea compleja. Realizarla probablemente te quita mucho tiempo que podrías invertir en hacer crecer tu negocio.

Para cumplir con este proceso debes considerar aspectos como tiempos de entrega, distancias, precios, promociones, couriers y un largo etcétera que puede ser agobiante.

Algunas variables que debes conjugar para planear esta estrategia, según explica el portal de eCommerce Shopify, son:

  • Marca y producto.
  • Lugar de emisión del despacho.
  • El peso promedio de los productos.
  • Preferencias de seguimiento de un artículo.
  • Opciones de socio logístico.

No es menor, ¿verdad? En ese sentido, quisimos profundizar las fases decisivas que no pueden faltar en tu política de envíos para explicarte por qué es recomendable que dejes esta logística en manos de expertos.

1.Packaging

El proceso que tengas instalado para empaquetar, como cualquier otro, también contribuye al éxito o fracaso de la experiencia final.

De hecho, Shopify asegura que el empaque es fundamental porque permite resguardar el producto de posibles daños.

Si toda esta gestión es lenta o ineficiente, retrasará la salida del artículo. Además del proceso mismo, debes considerar dos puntos clave: la correcta protección del paquete y el etiquetado.

El primero es importante porque cuida que el producto no llegue defectuoso. Y el segundo permite que quede correctamente identificado con una etiqueta legible para el servicio de courier que ocupes.

Fallar en cualquiera de estos puntos puede dañar la imagen de tu marca.

Por eso, optar por un proveedor especializado en la logística es una decisión importante. Algunos prestadores de servicios hacen el packaging de los productos por ti, organizan el pedido y lo hacen llegar al destinatario.

En el caso de que prefieras empezar haciendo tu mismo el empaque, es fundamental que desarrolles un proceso fácil y escalable. De esta manera podrás cumplir incluso cuando haya muchos pedidos al mismo tiempo y estés bajo presión.

2.Retiro o despacho

¿Cómo haces los despachos? Cuando un negocio está partiendo, la misma empresa suele llevarlo a la compañía de transportes o bien contacta a un servicio de paquetería que lo haga.

¿Has pensado en cuánto tiempo podrías ahorrar si cuentas con un proveedor que se encargue de este paso?

Eso se puede solucionar a través de un servicio de "pick and pack". Tal y como indica su nombre en inglés, el proveedor toma el producto, revisa que el paquete esté perfecto para envío, y hace todas las gestiones necesarias para que llegue a destino. Otros servicios también ofrecen personalizar el pedido a través del empaquetado o el etiquetado, explica el servicio de transporte terrestre BCN Euro Express.

3. Etiquetado

¿Qué productos contiene el envío? ¿A qué dirección debe ser despachado? ¿Qué especificaciones debe tener? Toda esta información debe estar contenida en el etiquetado. De hecho, hay dos datos básicos que no pueden faltar:

1. Nombre del destinatario.

2. El lugar de destino.

Si bien se lee como una tarea fácil, puede tomar mucho tiempo. En particular, si todavía haces el etiquetado a mano, lo que puede prestarse para confusiones y malas interpretaciones.

Por ende, si tu negocio crece, tu etiquetado también debería evolucionar. Para facilitarlo, es ideal que instales soluciones tecnológicas como impresoras que, en una primera instancia, entreguen códigos de barras que sean leídos por cualquier sistema computacional.

Asimismo, es importante que el courier de tu elección pueda elegir las etiquetas que fabriques.

Como lees, hacerse cargo de reunir esta información e indicarla en cada paquete correctamente puede ser extenuante para un negocio que no cuenta con este conocimiento. Por eso, contratar los servicios de un socio que asuma esta misión de manera adecuada aliviana la tarea.

4. Transporte

Si tienes que hacer uso de un servicio de courier aéreo o una empresa de transporte terrestre, evalúa cuál es la mejor alternativa basándote en las características propias del producto, como peso y volumen.

Algunas variables toman mayor importancia que otras según el tipo de producto que envías o el plazo de despacho, por ejemplo si es una sustancia química o un artículo muy frágil. Por ejemplo, si envías por transporte terrestre un bulto muy grande, está la opción de que el costo baje mucho, y por ende vendas más productos, ya que puedes cambiar el plazo de entrega desde uno a tres días hábiles.

Analizar estas variables es justamente tiempo y recursos que ahorras si contratas un partner logístico.

5. Seguimiento

El tiempo que demora el despacho es, posiblemente, el aspecto que más ansiedad genera dentro de tu política de envío.

¿Cómo mantenerla bajo control? Ofreciendo un servicio de seguimiento que alinee e informe oportunamente al destinatario final del estado de su envío mediante un proceso automatizado.

En este sentido es muy importante que cuando acuerdes un Service Level Agreement (SLA) o Acuerdo de Nivel de Servicio en español, con tu cliente, clarifiques desde un inicio los diferentes escenarios posibles que el envío podría presentar, los pasos a seguir y tu compromiso en cada uno de ellos.

Un SLA claro permite administrar las expectativas de los clientes desde que hacen la compra hasta que llega a sus manos, como explica Search Data Center. De esta manera, entregas un servicio de postventa de manera correcta y oportuna.

En síntesis, es una ventaja competitiva que te ayuda a mantener control sobre potenciales conflictos que surjan en el camino.

Un paso voluntario cada vez más necesario: logística inversa

La logística inversa es una tendencia y práctica en alza en materia de envíos, cuyo objetivo es mejorar el nivel de satisfacción del cliente y a la vez beneficiar la reputación de un marca, sostiene el EAE Business School en su blog Retos en Supply Chain.

La logística inversa es una práctica que comprende la devolución y retorno al punto de origen de los materiales utilizados en la fabricación o empaquetamiento de un producto para su reciclaje o reutilización.

Incluir esta etapa dentro de tu estrategia de envío podría ser una nueva ventaja competitiva para tu negocio.

Conclusión

Para que la experiencia del cliente sea satisfactoria de principio a fin, en la fase de envío tienes que cumplir con una lista de fases básicas cruciales.

Esta lista se hace más compleja a medida que tu empresa crece o alcanza cierto volumen de compra.

Por eso hay muchos emprendedores que deciden dejar la logística de su política de envíos en manos de expertos.

Encontrar a un socio que te facilite esta labor es crucial para que tu marca sea exitosa en todas las etapas de la compra y así sigan prefiriendo y recomendando tus productos.

Partner de despachos para tu eCommerce

Suscribite a nuestro blog