shipit-logo-png-150x72-logistica-integral-para-ecommerce-fulfillment
logo-blog-shipit

Las variables que debes incluir cuando calcules el precio de tus envíos

Giuseppe Tempestini Logistica

¡Actualizado 2021!

“Sí sí, le agrego el costo de envío al producto y listo” ¿Es así de fácil fijar el valor de despacho de tus ventas? Si bien no hay una fórmula exacta ni única, existen variables que determinan el precio y cada una adquiere mayor o menor prioridad según tus necesidades. 

Antes que todo, queremos comenzar aclarando un punto crucial para el cálculo del precio de tu envío: los costos de courier no son lo mismo que los costos de envío.

El costo de envío abarca toda la inversión que hace tu negocio para realizar el servicio de despacho de la compra del cliente. Esto quiere decir, desde el envoltorio hasta que el artículo llega a destino.

Teniendo clara la naturaleza de tus costos de envío, podrás tomar una mejor decisión al optimizar estos costos y, en caso de que quieras externalizar, te ayudará escoger a una empresa de logística que se encargue de ambos factores.

Hay que considerar que hoy el consumidor es mucho más exigente en sus expectativas de envío en cuanto a valores y velocidad de entrega, tienes que generar una mixtura que transforme tu despacho en una buena experiencia de compra. 

Pero vamos al grano ¿qué variables debes considerar sí o sí? 

Con poco tiempo? Mira esta infografía resumen, y ¡guárdala!

 

1. Tipos de envío

Hay distintas alternativas de despacho para tu negocio, por lo que debes tener cuidado y elegir aquella opción que se adecúe a las características de manejo y transporte de tus artículos sin perder de vista, obviamente, las necesidades de costos y eficiencia de tu negocio.

Debemos considerar que existirán clientes que desean su producto lo antes posible (si la persona necesita que su compra llegue rápido, están las alternativas como entregas express, overnight o mismo día; sin urgencia, entre 2 o 3 días hábiles es suficiente).

Por otro lado, está la opción de ofrecer entregas que demoren más pero que sean más económicas o hacer estrategias de envío que premien la compra de múltiples ítems en un solo despacho. De hecho, algunos couriers ofrecen despachar con multibultos, enviando más paquetes con un solo documento para hacer descuentos sobre el precio total.

2. Tipos de productos

El tipo y naturaleza de tu producto determina su manipulación durante el despacho, así como el tiempo y el precio de éste.

Es decir, pueden ser alimentos perecibles, gases, carga peligrosa, objetos muy delicados, ropa, maquinaria, etc. Su estado puede ser líquido, sólido, gaseoso; frío, caliente o a temperatura ambiente. Las posibilidades en cuanto a volumen, temperatura y estado son muchas. Por lo mismo la alternativa de transporte que elijas debe responder a esas características.

Mientras más delicado o especial es el tratamiento que el envío necesita, más altos son los costos de hacerlo llegar al cliente.

Te puede interesar: 

 

3. Packaging

El packaging es mucho más que diseño, de hecho es crucial para que el envío llegue con éxito a destino. Si bien el envoltorio es la primera impresión de tu marca y el primer contacto tangible, también cubre necesidades importantes.

El empaque debe convivir con la logística y garantizar que el producto llegue impecable a las manos del consumidor. 

Por ende, el embalaje debe ser bien pensado y adecuarse tanto a los requisitos del producto como a la forma de transporte. Y no puede faltar la etiqueta en la ecuación, un buen etiquetado de tu producto ayudará a evitar retrasos y contratiempos en el despacho.

4. Transporte

Ya sabemos los tipos de envíos, el producto que despacharemos, el empaque que utilizaremos pero ¿cómo lo enviamos: terrestre o aéreo? 

  1. Terrestre. Por lo general es usado para distancias cortas o envíos lentos. El principal medio de transporte es el camión.
  2. Aéreo. Es ocupado para envíos rápidos o productos delicados.

En cuanto a tiempo y recursos, no es lo mismo hacer el delivery de productos frágiles de un día para otro o de artículos que requieren refrigeración dentro del mismo día en un camión o bus.

El factor distancia es crucial en este punto, pero también la naturaleza del producto, por ejemplo: quiero enviar una carga de perfumes a Punta Arenas, la manera más rápida y fácil sería en avión, sin embargo, esta clase de artículos son rechazados en este tipo de transporte por ser considerados “carga peligrosa”. Para evitar retrasos y mala experiencia debes tener claridad de lo que vas a enviar y cómo lo vas a enviar.

Por eso la distancia al destino toma mayor protagonismo en tu estrategia de envíos mientras más accidentada o extensa sea la geografía del mercado donde tu negocio funciona, más limitado es el tipo y medio de transporte adecuado al que puedes acceder.

¿Externalizar tu logística?

Tener un aliado estratégico para tu logística siempre es un win win para agilizar tus procesos. 
Contar con una herramienta centralizada te aliviana la pega y te ayuda a tomar mejores decisiones.

  • Elección de courier 
  • Verificar el correcto etiquetado y empaquetado del producto
  • Solución de imprevistos que están fuera de tu alcance cuando lo haces de manera autónoma. 

Tu estrategia de despacho viene luego de todos estos puntos que hemos mencionado, si te encargas de los envíos de tu negocio, estas son las variables que debes manejar al revés y al derecho. Si externalizas el servicio a un proveedor de logística, fíjate que el servicio considere estos aspectos básicos al presentar una propuesta.

Ten en cuenta que la fórmula más efectiva para tu negocio sólo la conoces tú pero te puedes apoyar en herramientas de automatización para dedicar tiempo valioso de tu gestión en hacer crecer tu negocio. 

necesitas ayuda con tu logistica. contacta a shipit

Suscribite a nuestro blog