shipit-logo-png-150x72-logistica-integral-para-ecommerce-fulfillment
logo-blog-shipit

¿No vendes? Estos son los 5 problemas de una tienda online

Allan Guiloff Logística

Montar una tienda online y sacar rédito real de tus ventas es una tarea no del todo sencilla. Muchas veces, nos enfrentamos a diversas barreras que imposibilitan el éxito de nuestra empresa. Y, aunque haya factores externos que hagan eco de esta problemática, las trabas ocurren primero en casa, es decir, nuestro eCommerce. 


Pero, ¡no todo está perdido! Es necesario hacer un análisis de la situación y entender en qué etapa del embudo se quedan nuestros clientes para poder resolver problemas, proponer soluciones y lograr que la venta online efectivamente suceda. Desde Shipit, te presentamos cuáles pueden ser posibles sospechosos por los que tu tienda no está vendiendo.

1. Destino del tráfico: ¿orgánico o pago?
Aquí haremos un spoiler, no es uno u otro lo que garantiza el éxito. La combinación de ambas prácticas harán que, a largo plazo, tu eCommerce triunfe. Pero, al determinar en el estado que se encuentra tu tienda podremos verificar si precisas hacer mayor foco en tráfico orgánico o pago. Hacemos esta salvedad porque hay una idea equívoca de que el tráfico debe venir siempre de publicidad paga. Pero, si no realizamos marketing de contenido ni estrategias orgánicas, es probable que nos cueste retener a todos los usuarios que lleguen a la tienda. 

Para diagnosticar qué tipo de tráfico necesitas, puedes optar por una campaña en Google Ads. De esta manera, si el tráfico pago lleva a la conversión, podemos implementar estrategias de SEO para hacernos más visibles. En cambio, si el tráfico pago no lleva a la conversión, es necesario comprender los motivos y lanzar campañas más efectivas. De tal modo, continuaremos apostando al tráfico pago.  

Dónde pondremos el foco de nuestras acciones es lo que marca la diferencia. Si traemos mucho tráfico al optimizar otros canales (Facebook Ads, Google Ads, LinkedIn Ads entre otros), debemos dedicar tiempo a los nuevos visitantes. Esto quiere decir que ya debemos tener un plan B para el momento en el que aterricen en nuestra web. Una estrategia de SEO puede que se demore meses en traer resultados esperados, pero que sea más sostenible en el tiempo. Mientras que pagar por publicidad hará que haya más flujo de visitas en menos tiempo, pero consumimos velozmente los recursos de inversión.


2. Optimización SEO para tu ecommerce

Uno de los problemas de una tienda online en cuanto a conversiones y visitas se debe a una nula optimización SEO (optimización en los motores de búsqueda). Suele haber un sesgo con que es una estrategia a largo plazo, que no genera resultados inmediatos y que solo responde a necesidades de Google. Pero, convengamos, que más del 90% de los usuarios que llegan a tu web lo hacen por medio de motores de búsqueda. Lo cierto es que mientras mejores prácticas llevemos adelante, los resultados siempre serán propicios

No solo nos servirá para que el sitio sea leído por Google y posicionado, sino para que todo nuestro eCommerce sea fácilmente navegado, leído y escaneado. Vale destacar que SEO es una estrategia y no un plugin, por lo que hay que testear múltiples veces y entender qué es lo que funciona y qué es lo que no. Aquí hay un largo camino por recorrer. De la misma manera, no es lo mismo SEO para un blog, donde los textos de las entradas son más extensos que SEO para eCommerce que busca convertir.  

Si atraemos visitas y los usuarios encuentran fácilmente lo que están buscando, ese tráfico se podrá volver una conversión y esto impactará en la venta online. Esto quiere decir que SEO nos facilita para atraer tráfico de calidad, organizar y jerarquizar el contenido, mejorar el CTR (Click Through Rate) y la performance de tu eCommerce, y optimizar las páginas de productos. 

¿Cómo se realiza? Tener en cuenta que la ficha del producto tenga información clara y detallada, como así una fácil encontrabilidad de los precios, incluir opiniones de otros clientes, las imágenes también deben estar optimizadas, un flujo de ventas amigable.


3. El diseño responsivo incrementa las ventas
¿Sabías que, actualmente, el 54% de las compras online se realizan desde un smartphone? Esta cifra está en constante crecimiento y se estima que para el 2022 crezca más aún. La responsividad de una web mejora la venta online en tu eCommerce. ¿Por qué? Porque el uso de teléfonos móviles y tabletas es cada vez más frecuente en los procesos de compra. Ya que las búsquedas que surgen en Google luego continúan en el eCommerce, dado que las webs responsivas tienen un mejor puesto en el ranking de motores de búsqueda.

El diseño responsivo significa que toda interfaz y apariencia del sitio se adapta a diversos dispositivos. Esta decisión mejora el tráfico, la navegación y la experiencia de los usuarios. Lo importante es que todos los elementos sean accesibles y fáciles de hallar, tanto como botones, buscadores, menú y el contenido en general.

La experiencia de los clientes en tu sitio determina si la compra se realiza o no. El ZMOT está dado por la dificultad o simpleza que deban atravesar para, finalmente, poder comprar un producto. De esta manera, el tiempo de permanencia y usabilidad de tu eCommerce irán en incremento si la navegación es óptima tanto desde una computadora o un smartphone. Y, claramente, esto se traduce en venta online.



4. El sitio tarda demasiado en cargar
Sabemos que los consumidores online buscan inmediatez. Esto significa que esperar demasiado tiempo para realizar acciones conlleva a un abandono de la web o carrito. En lo que respecta a ventas online, más del 40% de los visitantes abandonan una web que carga en tiempos superiores a 3 segundos. Y, por cada segundo que se suma a la espera, se genera una caída del 11% en las visualizaciones de sus páginas. Según Google, el tiempo estimado para carga de una página es de 2 segundos.

A su vez, la competencia digital siempre es alta. Si dejamos de lado este factor es probable que las ventas decaigan. Un punto importante a evaluar para reducir la tasa de rebote es buscar un hosting potente, agregar elementos de personalización del sitio o hacer una correcta elección de las plataformas donde se alberga el contenido (Wordpress, Shopify, Magento, PrestaShop, entre otras). 

Al implementar buenas prácticas como optimizar el código HTML, optimizar la base de datos, comprimir las imágenes en tamaños estándares, sumar elementos de caché, entre otros puede que la velocidad de carga mejore.

Resulta evidente que, poniendo foco en la velocidad de carga, podemos mejorar la UX de nuestro ecommerce y que la experiencia de los usuarios sea inmejorable. Y esto se traduce en más tráfico, mejor usabilidad y más ventas, .


5. Mejorar la tasa de conversión con CRO

Cuando una web ha mejorado su CRO (Optimización de su Tasa de Conversión) se nota. Cuando hay bajas en la conversión, uno de los problemas de una tienda online, es momento de alarmarse y ponerse manos a la obra. ¿Cómo lo hacemos? En un conjunto de buenas prácticas que impactan notablemente en la venta online del eCommerce. Es importante darle seguimiento a esta métrica para comprender cómo navegan nuestros usuarios y si se transforman en leads cualificados.

a) Tipos de conversiones: llamamos conversiones cuando el usuario logra realizar con éxito una acción, no solamente nos referimos a una venta. Una microconversión es una acción pequeña dentro del sitio, como puede ser ver determinada cantidad de páginas, hacer click en el CTA de una landing, entre otros. Una macroconversión es la suma de todas las microconversiones como la compra de un producto. De esta manera, los tipos de conversiones determinan si se cumple o no la estrategia, ya que ambos tipos cuentan. 

b) Análisis de situación: para mejorar la estrategia es preciso analizar el rendimiento del eCommerce y así comprender cuáles son los puntos de mejora y cuáles falta trabajar. Por ejemplo, cuáles son las páginas con mayor número de visitas y cuáles son las que convierten, cuáles son las páginas con mayor tasa de abandonos, cuáles son las landings que convierten.

c) KPIs: los indicadores de rendimiento de una web deben ser analizados también, a fin de encontrar oportunidades de mejora. Es indispensable conocer porcentajes de conversiones, porcentajes de abandonos, porcentaje de tráfico que llega por publicidad paga, promedio de compra en carrito y abandonos de carritos, ticket promedio, números de visitas, tiempo de permanencia, entre otros.

d) Calcular la tasa de conversión: esta métrica indica el porcentaje de visitantes que concretaron una compra o convirtieron en tu eCommerce. Para sacar el porcentaje dividimos el número de conversiones en un mes sobre el número de visitas en un mes y a ese resultado lo multiplicamos por 100. El porcentaje estándar ronda entre el 1-3%, si lo superamos estamos ante una buena tasa. Si está por debajo, debemos trabajar duro en mejorarlo.   


Conclusión
Nuestro cliente es lo más importante, por eso desde Shipit, te recomendamos que pongas total énfasis en su experiencia. Mejorar los recursos de tu tienda en pos de aumentar la usabilidad, te habilitarán a tener clientes felices y, claro, más ventas.

Nueva llamada a la acción

Conoce más sobre cómo fortalecer tu eCommerce!

Suscribite a nuestro blog